Acebos para el Urogallo

El proyecto “Acebos para el Urogallo” se ha desarrollado gracias a la financiación del Centro Comercial El Rosal, mediante la campaña Puntos de Orgullo. El Urogallo cantábrico (Tetrao urogallus cantabricus) ha sufrido un alarmante declive y fragmentación de sus poblaciones durante las últimas décadas, lo que ha conllevado a su inclusión en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas en la categoría de “En peligro de extinción”, por Orden MAM/2231/2005 de 27 de junio.

Diversos son los factores que han motivado la preocupante situación que está atravesando, como son la pérdida y fragmentación del hábitat, la incidencia de depredadores, el incremento de las poblaciones de ungulados competidores, las molestias por la actividad humana, la baja tasa de reclutamiento juvenil, y el cambio climático.

El hábitat del urogallo cantábrico es un elemento clave en la supervivencia de esta especie, siendo muy sensible a la alteración del mismo. El urogallo es un ave herbívora excepto en las primeras etapas de su vida que se alimenta de invertebrados. Su dieta condiciona el hábitat donde vive, por lo que depende de bosques caducifolios de haya, principalmente, y roble, compuestos por acebos para su alimentación invernal, abedules, serbales. Utilizan activamente piornales, brezales y arandaneras, como alimento y refugio, y como fuente de alimentación para pollos y juveniles gracias a la gran cantidad de invertebrados que albergan estas especies arbustivas. Las arandaneras constituyen la principal fuente de alimentación en verano y otoño, tanto por sus frutos, como por sus hojas y tallos.

Por lo tanto, uno de los objetivos del proyecto “Acebos para el Urogallo” ha sido la creación de un hábitat más favorable para la especie, fomentando sus recursos tróficos, y convirtiendo el estrato arbustivo en una estructura más permeable, y que al mismo tiempo sirva de refugio.

El proyecto se ha desarrollado en la Reserva Ornitológica de Palacios de Compludo, donde se han llevado a cabo una serie de actuaciones, principalmente forestales, siempre compatibles con la conservación de la especie, teniendo en cuenta en todo momento su ciclo biológico.

  • Desbroce de las especies arbustivas que compiten con las plantas de arándano (Vaccinium myrtillus).
  • Desbroce selectivo de las matas arbustivas formadas por brezos (Erica sp.), y escobas (Cytisus sp.), y para las entresacas en piornales, para conseguir una estructura permeable para el urogallo.
  • Recuperación de antiguas camperas, que se encontraban invadidas por el matorral, como zonas de campeo y alimentación para el urogallo.
  • Aumento de los recursos tróficos invernales mediante la plantación de acebos (Ilex aquifolium), serbales (Sorbus aucuparia), mostajos (Sorbus aria).
  • Control del acceso del personal y de las actividades cinegéticas.

Además se promovió la participación de la sociedad en general en el proyecto mediante la organización de un Programa de Voluntariado, compuesto por dos campos de trabajo en la Reserva Ornitológica de Palacios de Compludo. Durante este programa de voluntariado se han realizado actividades de mejora del hábitat del urogallo, mediante la plantación de más de 1.500 árboles (acebos, serbales, mostajos), y su posterior protección mediante la colocación de protectores, para evitar el ramoneo de los ungulados.

También se han llevado a cabo desbroces manuales para favorecer el crecimiento de arandaneras, y desbroces de piornal y brezal, para hacer de ellos un hábitat favorable para la especie. Los participantes han estado hospedados en régimen de pensión completa en el albergue de la Asociación TYTO ALBA que tiene como sede en Palacios de Compludo.

Galería de imágenes del Programa de Voluntariado:

 ________

Volver a PROYECTOS